Monstera Dubia

Una guía de introducción al cuidado de las plantas, todo lo que necesita para cuidar y cultivar Monstera Dubia.

Sin lugar a dudas, la Monstera Dubia es una de las Monsteras más especiales y menos conocidas. Si te apasionan las plantas diferentes, debes conocer los cuidados de esta preciosa rareza de la naturaleza. A primera vista, rompe con los cánones clásicos de la popularmente llamada Costilla de Adán, a pesar de compartir la misma familia botánica. La Dubia presenta ciertas singularidades que la hacen simplemente extraordinaria, siendo la más evidente sus hojas en forma de corazón cuando aún es joven.

Originaria de las zonas tropicales de Centroamérica y Suramérica, la Monstera Dubia es una trepadora que, en la naturaleza, crece inicialmente de forma rastrera hasta asirse a los árboles y a las plantas de gran tamaño. Es importante tener en cuenta que tiene un carácter trepador. Además, otro detalle que debemos considerar es que es tóxica para perros y gatos.

Y no, a pesar de su singularidad, los cuidados de la Monstera Dubia son muy similares a los de otras monsteras. Sin embargo, son precisamente los pequeños detalles distintos los que determinan que nuestra planta crezca sana.

¿CUÁLES SON LOS CUIDADOS DE LA MONSTERA DUBIA?
Antes de adentrarnos en los detalles de los cuidados de la Monstera Dubia, es importante conocerla un poco más a fondo. A diferencia de otras Monsteras, esta variedad no presenta fenestraciones en las hojas en su estado juvenil. Sin embargo, a medida que la planta alcanza la madurez, sus hojas comienzan a cambiar en tono y forma hasta adquirir una similitud asombrosa con la Monstera deliciosa. Esto es algo que, aunque puede ocurrir de forma espontánea en la naturaleza, rara vez se observa cuando se cultiva en interior.



Continuando con sus hojas, hay otro detalle importante que debemos tener en cuenta. Basta con observar qué son las plantas variegadas para notar que una de sus características es, precisamente, el abigarramiento en la superficie foliar. Suelen presentar un color verde claro con reflejos grisáceos sobre un fondo de hoja más oscuro. Pero más allá de su forma o tonalidad, la seña de identidad de esta Monstera poco conocida es cómo crecen sus hojas.

Lo hacen de forma prácticamente plana sobre la superficie en la que se desarrollan, dejando habitualmente expuestas las raíces con las que se anclan a las superficies. Esta es una razón fundamental para presentar esta planta sobre una tabla. Y aquí radica una de las principales diferencias con respecto a sus primas botánicas: a diferencia de otras, la Monstera Dubia requiere una superficie a la que sujetarse.

Luz
En su hábitat nativo, la Monstera dubia crece debajo del dosel del bosque, donde recibe luz solar moteada durante todo el día. Eso significa que debe exponerse a luz indirecta brillante cuando se cultiva en interiores. Evite períodos prolongados de luz solar directa, ya que puede quemar las hojas de las plantas jóvenes.

Sustrato
La Monstera dubia crece bien en macetas con buen drenaje y con mucha materia orgánica. Una mezcla de sustrato diseñado para aroides es ideal para estas plantas tropicales. Esta mezcla es ideal porque es suelta, rica en materia orgánica y retiene la cantidad adecuada de agua sin encharcar la planta. 

Agua
Riegue cuando los primeros centímetros superiores del sustrato estén secos. Asegúrese de regar bien y dejar que el exceso de agua se escurra de la maceta. Estas monsteras pueden tolerar un poco de abandono en lo que respecta al agua y no morirán si el sustrato se seca por completo de vez en cuando (especialmente durante el invierno), pero en general, no deje que se sequen con demasiada frecuencia.

Temperatura y humedad
Las monsteras son originarias de las selvas tropicales, por lo que prosperan en ambientes cálidos y húmedos. Generalmente, las temperaturas y los niveles de humedad típicos del hogar son buenos para estas plantas; solo asegúrese de no colocar su Monstera dubia cerca de una ventana con corrientes de aire o rejillas de calefacción o refrigeración.

Si su casa está inusualmente seca, es posible que deba proporcionar humedad adicional.

Fertilizante
Utilice un fertilizante común de liberación lenta tres veces al año y un fertilizante equilibrado de baja potencia una vez al mes durante el período de crecimiento para ayudar a fomentar un crecimiento fuerte. Asegúrese de fertilizar al menos una vez al mes.

Poda
Aunque esta planta requiere poco mantenimiento, simplemente podando las hojas muertas o enfermas, puedes fomentar fácilmente un nuevo crecimiento saludable. Además, podarla regularmente puede ayudarte a mantener el tamaño y la forma perfectos de tu planta.

Problemas comunes con la Monstera Dubia

Aunque estas plantas son bastante fáciles de cuidar, especialmente en las condiciones adecuadas, hay algunas cosas a las que debemos prestar atención.

Puntas de hojas doradas
Las puntas de las hojas con halos amarillos que se tornan marrones pueden ser el resultado de un ambiente con una humedad demasiado baja. Esto no será fatal para la planta, pero afectará su apariencia. Intente aumentar la humedad ambiental para evitar que los nuevos brotes desarrollen los mismos síntomas.

Pérdida de follaje
Si observas una pérdida repentina y rápida de hojas, podría ser un caso de ácaros. Estos insectos chupan la clorofila y la savia de las hojas, lo que provoca un rápido amarilleo y protuberancias marrones en la parte inferior. Revise las hojas de cerca para detectar estas plagas. Recomendar fumigar preventivamente por lo menos una vez al mes. 

Hojas amarillentas
Las hojas que se vuelven amarillas podrían indicar que su planta no está recibiendo suficiente fertilizante o que está siendo regada en exceso. Ajuste su programa de riego y alimentación en consecuencia. Asegúrese de que el agua se haya drenado completamente antes de volver a regar, pero no permita que el sustrato se seque demasiado entre riegos.

Regresar al blog