Plantas colgantes fáciles de cuidar

Las plantas colgantes de interior son auténticas aliadas en la decoración de cualquier espacio. No solo nos permiten aprovechar áreas que de otra manera quedarían desaprovechadas, sino que también son ideales para añadir un toque natural en muebles, estanterías o simplemente sobre mesas. Además de embellecer, tienen otra increíble virtud: nos permiten dirigir la atención hacia un punto específico, si así lo deseamos. Más allá de las características individuales de cada planta, su distintivo porte colgante es un recurso maravilloso para el diseño interior.

Al considerar cómo decorar la casa con plantas, es crucial romper con el esquema establecido en la cultura popular. Normalmente, asociamos la presencia de plantas con salones, recibidores y salas de estar. Aunque estas son las ubicaciones más comunes, no son las únicas donde las plantas colgantes de interior pueden lucirse. Pueden ser perfectas para baños, como parte de la decoración en la cocina, ¡o incluso en dormitorios! Porque otro mito que debemos desmentir es que las plantas "roban el aire". De hecho, tenerlas en estos espacios puede ser beneficioso.

Considerando todo esto, aquí hay una propuesta de plantas colgantes de interior que, además de su belleza, tienen la ventaja de no requerir demasiado cuidado. Esto es importante tanto si no somos expertos en el cuidado de plantas y hemos sido autoproclamados como "mataplantas oficiales", como si simplemente no disponemos de mucho tiempo para dedicarles.

NUESTRAS PROPUESTAS DE PLANTAS COLGANTES DE INTERIOR

La fascinación por las plantas colgantes es una pasión compartida por casi todos los amantes de la botánica. Y esta atracción no se limita únicamente a las plantas colgantes de interior: disfrutar de ellas en espacios exteriores como terrazas, balcones o jardines es igualmente fundamental para el diseño. De hecho, este tipo de plantas resulta ideal cuando el espacio es limitado y no queremos renunciar a la presencia de la naturaleza. Si deseas combinar plantas colgantes de interior con las de exterior, en pocos minutos puedes descubrir cinco opciones ideales para tener fuera de casa.

Pero centrémonos de nuevo en el interior, porque hay otro detalle que hará que nos enamoremos completamente de estas plantas de porte tan singular. Un aspecto poco conocido de las plantas colgantes de interior es que muchas de ellas también actúan como purificadoras de aire, contribuyendo así a mantener nuestro hogar más limpio y saludable. Su presencia no solo embellece el espacio, sino que también nos permite respirar un aire más puro. Este beneficio incluso refuerza la idea de ubicarlas en áreas destinadas al descanso, como los dormitorios.

Ahora que conocemos todas sus ventajas, es hora de descubrir una selección de plantas colgantes de interior fáciles de cuidar.

1.Potho, un imprescindible entre las plantas colgantes de interior

Es una de las plantas colgantes de interior por excelencia, y podríamos decir que hay muchas razones para que así sea. No solo es una de esas plantas fáciles de cuidar que no nos complican mucho la vida. Además, su capacidad de adaptación es tan notable que puede incluso crecer en espacios con menos luz de la que preferiría tener.

Los cuidados del Potho no son muy exigentes. Es una planta que tolera relativamente bien la falta de agua y la sequedad del ambiente interior, aunque es recomendable pulverizar sus hojas para mantener su color verde. Un detalle importante: si compartimos nuestro hogar con perros o gatos, es mejor evitarla, ya que es tóxica para ellos.

2. Cintas, otro clásico sumamente resistente

 Una de las plantas de interior fáciles de cuidar más completas que existen, y razón por la cual es una de las opciones más populares, son las Cintas, también conocidas como planta araña. Tienen todas las cualidades: toleran muy bien la sequía, no requieren una iluminación intensa y resisten los ambientes secos típicos de los interiores.

Y como si esto fuera poco, tienen dos atractivos adicionales. Por un lado, son extremadamente generosas, ya que constantemente producen nuevos brotes que engrosan su follaje. Por otro lado, podemos estar tranquilos en su presencia, ya que no son tóxicas para gatos ni perros.

3. Tradescantia, la belleza hecha planta.

No cabe duda: es una planta que cautiva la mirada sin cansancio. El singular diseño de sus hojas, con coloraciones moradas, la convierte en una planta decorativa ideal para cualquier espacio. Aunque puede cultivarse en exteriores en climas cálidos, la Tradescantia, también conocida como "amor de hombre", se siente mucho más cómoda en el interior de casa. Sin embargo, debemos tener cuidado si tenemos mascotas, ya que es tóxica para nuestros animales.

Independientemente de la temperatura, aspecto que debemos vigilar de cerca, los cuidados de la Tradescantia hacen que sea muy fácil disfrutar de ella. Requiere riegos moderados, abonado regular durante los meses de primavera y una iluminación abundante para prosperar. Si no recibe la cantidad de luz adecuada, nos lo hará saber: sus hojas perderán su característica intensidad de color.

4. Monstera, la más sorprendente de esta lista de plantas colgantes para interior

Cuando pensamos en una Monstera o Costilla de Adán, generalmente la asociamos automáticamente con una planta trepadora. Y sí, es cierto. Sin embargo, lo que quizás no sea tan conocido es que también podemos disfrutar de ella en forma colgante. Tanto la Monstera deliciosa como la Monstera Adansonii se prestan para este estilo de cultivo, y solo hay un secreto: elegir un ejemplar joven y no colocarle tutores sobre los cuales pueda crecer.

Al igual que las anteriores, estamos hablando de una planta sumamente fácil de cultivar. Los cuidados de la Monstera son manejables para cualquier nivel de habilidad en jardinería, lo que la convierte en una de las plantas verdes más populares en hogares, oficinas e incluso comercios. Sin embargo, es importante tener en cuenta que es tóxica para los animales.

5. Peperomia, una planta de porte pequeño de gran impacto decorativo

Es la planta perfecta para aquellos que buscan añadir un toque de naturaleza en espacios reducidos. A pesar de su tamaño, el encanto de las hojas de la Peperomia habla por sí solo: carnosas, jaspeadas o variegadas según la variedad, y sumamente generosas. Sin embargo, no es la única razón para incluirla en nuestra colección de plantas colgantes de interior: además, aunque poco conocido, también florece.

Disfrutar plenamente de cualquier Peperomia implica satisfacer sus simples requerimientos. Necesita un lugar luminoso, riego regular en verano y ocasional en invierno, además de fertilizante cada 15 días diluido en el riego durante los meses de primavera. Y sí, si tenemos mascotas, no representa una amenaza.

6. Helecho, una de las plantas colgantes para interiores que conviene conocer a fondo

¡Y sin duda! A pesar de ser una de las plantas de interior más resistentes, es crucial conocer algunas particularidades importantes para su bienestar. Debido a sus orígenes, los helechos son plantas que requieren un buen nivel de humedad ambiental. Y esto no es negociable: sin ella, pueden enfermar e incluso morir. Esta es una razón de peso para que sean plantas comunes en baños y cocinas.

No es el único mito que debemos desmitificar sobre ellos: además de necesitar luz, la gran mayoría de los helechos no son tóxicos para los animales. Dado que esta familia vegetal es inmensa, te recomendamos que consultes la variedad específica de tu helecho por si acaso.

7. Senecio colgante, una suculenta sumamente bella

 

Otra de las plantas colgantes de interior más bellas que existen, y esencial para los amantes de las suculentas y cactus. Sus tallos alargados sostienen hojas cilíndricas o redondas, dependiendo de la variedad. A pesar de ser una familia amplia, todos los Senecios comparten una característica: son plantas extremadamente fáciles de cuidar.

Sus requerimientos son simples de cumplir. Además de colocarlas en espacios bien iluminados y cálidos, solo debemos controlar el riego. Como buenas suculentas, no toleran el encharcamiento, por lo que es mejor errar en el lado de la precaución que en el exceso. Y si deseamos estimular su crecimiento, nada mejor que aplicar abono para cactus y suculentas una vez al mes desde la primavera hasta el final del verano.

Siete plantas colgantes de interior con siete personalidades diferentes, pero con algo en común: la facilidad de sus cuidados. Lo único realmente complicado es elegir ¡solo! una de ellas.

Artículo publicado originalmente en: https://verdecora.es/blog/plantas-colgantes-de-interior

Regresar al blog