Plantas Variegadas: ¿qué son y cuáles son sus cuidados?


¿Qué son las plantas variegadas y cuáles son sus características?

Son una de esas rarezas de la naturaleza que, en los últimos años, se han convertido en auténtica tendencia. Pero, ¿qué son exactamente las plantas variegadas? No hay amante de las plantas que no desee tenerlas en su colección, ya sea por el increíble diseño de sus hojas o por la singularidad de las mismas. Sin embargo, a pesar de este detalle, es habitual no saber realmente a qué responden estos patrones que rompen por completo el canon y, de paso, los corazones.

Antes de entrar en detalle, sorprende saber algo. El auténtico atractivo de las plantas variegadas radica, en realidad, en su defecto. Y es que su singular diseño responde, en un buen número de ocasiones, a la ausencia de clorofila. Pero no es el único tipo de variegación posible.

¿Qué son exactamente las plantas variegadas?

Entender qué son las plantas variegadas implica comprender el significado de este término de manera precisa. Por definición, el término 'variegado' se traduce como 'abigarrado'. Curiosamente, entre sus acepciones, contempla una lectura singular: se considera como tal a algo que tiene distintos colores, mal combinados y sin conexión entre ellos. Es curioso que, más allá de esta descripción, las plantas variegadas hayan logrado convertir este defecto en una auténtica virtud.

Abigarrado, abigarrada

adjetivo

1. Que tiene muchos colores mal combinados."un cuadro abigarrado"
2. Que está compuesto de muchos elementos muy diversos, sin guardar orden o conexión entre ellos. "Un discurso abigarrado e incomprensible"

Para descubrirlas de verdad y, sobre todo, saber cómo afectan sus peculiaridades a su cultivo, es necesario ahondar un poco más.

Tipos de plantas variegadas

La variegación de una planta responde a una mutación celular que puede estar implícita en el ADN vegetal de nuestra planta o, por el contrario, ser espontánea. Habitualmente, bajo la consideración botánica de variegata se identifican como tales aquellas que no tienen el característico color verde como consecuencia de la falta de clorofila. El resultado, en este caso, son plantas que generan dos tipos de tejidos: unos con clorofila y otros sin ella. Y, aunque suele manifestarse con tonos cremas, blancos y amarillos, no son los únicos; hay plantas variegadas que presentan rojos, naranjas, rosas e, incluso, púrpuras.

Tipos de variegación en las plantas

1. Variegación quimérica, la más habitual



Especialmente en las plantas de interior. Se da cuando, tanto a nivel interno de la planta como provocado por factores externos, se produce una mutación de sus células. Esta alteración en su estructura se manifiesta con cambios en los tejidos y se transmiten cuando propagamos nuestra planta mediante esquejes del tallo variegado, por ejemplo.

Puede darse de forma simétrica o sin seguir un patrón; o, incluso, darse únicamente de forma venal coloreándose éstas de blanco o amarillo. A tener en cuenta: esta alteración puede perdurar en nuestra planta o, por el contrario, desaparecer con el paso del tiempo.

2. Variegado reflectivo o variegación burbuja

Aunque suene a algo sumamente complejo, estamos sumamente familiarizados con ella. Este fenómeno se da en plantas que generan efectos visuales en la superficie de sus hojas que, habitualmente, se manifiestan en tonos plateados. Responde a la presencia de una capa de aire bajo la epidermis exterior de las hojas, como podemos ver en plantas como el Cyclamen o las Begonias.

No es la única manifestación de variegado reflectivo. También se puede dar en plantas con los denominados pelos vegetales.

3. Variegadas pigmentarias

Uno de los tipos que más sorprenden cuando ahondamos en qué son las plantas variegadas. En este caso, no hay pérdida de clorofila, pero sí la presencia de otros pigmentos que la tapan. El resultado de las variaciones pigmentarias es contar con la presencia de rosas, rojos o púrpuras como parte del diseño de las hojas.

Es muy habitual en los Oxalis que presentan dos tonalidades diferentes en el patrón de sus hojas.

4. Plantas variegadas producidas por patógenos

La variegación patógena es mucho más común de lo que podríamos imaginar y, de hecho, se aplica a otras plantas. No hay más que echar un vistazo a las curiosidades del tulipán para descubrir que, en ocasiones, los enemigos de nuestras plantas pueden resultar aliados de su belleza.

La presencia de una infección vírica bien determinada, el virus del mosaico, es responsable de alterar la estructura celular de una planta, provocando cambios de color tanto en hojas como en tallos.

CUIDADOS DE LAS PLANTAS VARIEGADAS: ¿SON ESPECÍFICOS PARA ELLAS?

Entendido qué son las plantas variegadas exactamente, es inevitable preguntarse si tienen cuidados específicos. Y, si bien cada especie tiene los suyos propios, no cabe duda de que estas rarezas tienen ciertas peculiaridades. La primera de todas es que, en líneas generales, las plantas variegadas tienen un crecimiento ligeramente más lento que las que no lo son. Algo que se da, especialmente, en el caso de aquellas plantas a las que les falta la clorofila.

Pero no es lo único en lo que son ligeramente distintas a las plantas que no presentan variegado. Habitualmente son plantas más delicadas, por lo que debemos conocer a fondo las necesidades concretas de cada una y un par de detalles más que te dejamos apuntados a continuación.

Cuidados específicos de las plantas variegadas

1. La iluminación, determinante para mantener el variegado

¡Y vaya si lo es! Si normalmente nos preguntamos cómo saber si a mi planta le falta luz, en el caso de las variegadas no será necesario. Nos lo dirán de la forma más dramática: perdiendo la variegación. Cuando esto sucede, nos está indicando que no recibe la luz que necesita y que está buscando sobrevivir incrementando la producción de clorofila.

A falta de conocer cada planta en detalle, las variegadas demandan estar en un espacio con mucha luminosidad. Eso sí, para evitarnos disgustos, es importante que no reciban luz directa del sol. 

2. Riego y drenaje, dos fundamentales para el bienestar de las plantas variegadas

Dos cuidados fundamentales que no podemos perder de vista. Aunque nos hayamos visto buscando cómo recuperar una planta con exceso de agua, si esto nos pasa con una planta variegada es muy probable que no logremos rescatarla. Su tolerancia al encharcamiento es muy baja: un buen motivo para que le demos solo lo que necesita.

Tan importante como esto es garantizar que cuenta con un drenaje eficaz.

3. El abonado, siempre en su justa medida

Aunque las plantas variegadas sean de crecimiento lento, tengámoslo claro: el secreto para acelerar su desarrollo nunca es abonarlas de más. De hecho, como sucede con el riego, es probable que esta mala práctica ponga incluso en riesgo su vida.

Para evitarlo, nada como conocer las necesidades concretas de nuestra planta. Y, además de utilizar el abono que necesita, aplicarlo de forma comedida. Ante la duda, siempre es mejor pecar de defecto que de exceso.

4. La limpieza de hojas, clave de su supervivencia

Mantener las hojas limpias es una tarea que tendremos que incorporar en nuestra lista si tenemos plantas variegadas. Recordemos que parte de la gracia de este abigarramiento es la falta de clorofila, por lo que tendremos que evitar la presencia en las hojas de polvo y otras sustancias que puedan entorpecer su generación.

Insistimos: las plantas variegadas son más delicadas que las que no lo son. Algo que las hace, también, más susceptibles a las plagas que otro tipo de plantas.

Para evitar su presencia y al margen de darle a nuestra planta los cuidados que precisa, lo ideal es utilizar de manera preventiva un plaguicida. De esta manera, la estaremos ayudando a tener una mayor resistencia ante cualquier ataque.

Y ahora que sabes qué son las plantas variegadas, ¿te animas incorporarlas a tu colección? ¡No te arrepentirás!

 Referencia:
Verdecora. (13 de Febrero 2024).Plantas variegadas: qué son y cuáles sus cuidados. https://verdecora.es/blog/que-son-plantas-variegadas-caracteristicas

Regresar al blog